martes, 24 de julio de 2012

"EL ÁNGEL DE LAS SOMBRAS" CAPÍTULO 1


MI NUEVA NOVELA, "EL ÁNGEL DE LAS SOMBRAS"  

Capítulo 1: “Mi Historia”

Me encontraba sentado en el techo de la pequeña casa azul que mi aquelarre utilizaba como refugio. Observaba las estrellas, meditando sobre la inmensidad del universo. Cada una de esas pequeñas y distantes luces separada de la otra. Sin tocarse. No afectándose con la falta de cercanía. De vez en cuando, una de ellas caería y se perdería en la nada. Otras veces, dos colisionarían volviéndose una sola masa brillante. Me parecía sorprendente la forma en que todas estas millones de bolas de fuego se comparaban con la vida. Yo era una estrella solitaria, de esas que no tocan a ninguna otra. Cada uno de mis compañeros de sombras lo era. A pesar de vivir juntos, no estábamos involucrados a un nivel emocional profundo. Había una conexión, pero no sabía si se trataba de temor o simple deseo de compañía. Jamás sería una estrella en unión total con otra.

Para ser vampiros que nos alimentábamos de sangre humana, nuestro aquelarre constaba de un número relativamente grande. Compuesto por cuatro hijos de la noche, incluyéndome. Donovan era mi líder. Doscientos setenta y seis años de vida vampírica y veintiséis años de edad. Cabello negro y largo hasta los hombros. Rostro amable, excepto cuando atacaba. Un vampiro entregado a las costumbres del viejo mundo, hasta en su manera de vestir. Él me convirtió en el año de mil novecientos veinticuatro, cuando me descubrió muriendo de hambre en las calles de Miami, Florida. Esa era una de las ciudades con clima más cálido y sol más brillante del país. No resultaba muy conveniente para nosotros, puesto que el sol lastimaba nuestra visión, aunque no nos mataría. Podíamos salir durante el día, aunque nuestras pupilas color azul cerúleo se aguijoneaban ante la penetrante luz del astro rey. Estando sedientos o enojados, nuestros ojos cambiaban a un tono gris pálido, casi blanco. Nuestra piel se asemejaba a la porcelana. Sumamente lisa, sedosa, traslúcida y fría como los glaciares.
Bruno era el más “pequeño” del aquelarre. Con solo quince años de vida vampírica y diecisiete de edad. Chico rubio y alto, de quijada pronunciada y firme. Complexión delgada y galante. Ninguna presa se le resistía.
Morgana, la consentida. Una hermosa jovencita de cabello negro, largo hasta la espalda y rizado; ojos grandes, envueltos por tupidas y largas pestañas. Ella tenía veinte y veinte años. Digo que era la consentida porque su delicadeza al moverse y su forma sutil de manejar las situaciones, siempre nos ayudaban a alimentarnos sin ser detectados. Además, su arrebatadora belleza resultaba un deleite. Cuerpo perfecto sin ser voluptuoso y las pupilas más fieras que había conocido. Solía llamarle la “aprendiz del diablo”, ya que vivía pegada a mí las veinticuatro horas. Ella era la única a la que yo convertí. No pude resistir su increíble faz. Solamente tenía un defecto mayor: estaba enamorada de mí de una forma poco ortodoxa, celosa e infantil.
Yo, Dominic, era un inmortal atrapado en el cuerpo de un joven de veintiún años. Alto, de cabello negro, corto y ondulado; facciones marcadas y mentón afilado. Piel marmórea y translúcida, como la de todos los inmortales. Sabía que era un sempiterno atractivo. Morg me lo decía todo el tiempo. Usaba el adjetivo “exquisito” para describirme. Mis víctimas mujeres se rendían ante mí sin ningún problema, casi implorándome que les quitara la vida. “El ángel de las sombras”, me apodaban. Había todo tipo de leyendas sobre mí circulando por los barrios bajos. Agradecía la atención. Debía admitir que me consideraba un vampiro egocéntrico y soberbio. Mala combinación cuando cuesta tanto contener tus más bajos instintos. Como buen inmortal, “apagaba” mis emociones para no tener que sufrir sus efectos; ya había tenido demasiado de ello en mi humanidad.

Recordaba aquella mortalidad perfectamente. La llevaba clavada en la mente por voluntad, para jamás olvidarme de quién era y por qué aborrecía a esa raza de palurdos.
Mis padres me golpeaban incesantemente desde que tuve uso de razón. Varias veces me dejaron inconsciente y repleto de cardenales morados en el sótano de la casucha en que vivíamos, con la sangre brotando por mis poros y el dolor recorriéndome las venas en cada palpitar de mi cansado corazón. Éramos muy pobres. Muchas lunas pasé sin alimento. Estudié, aunque nunca pasé de la primaria; odiaba que me dijeran qué hacer y cuándo hacerlo. Todo lo que ahora sabía lo había aprendido por cuenta propia (y en verdad había aprendido mucho en estos ochenta y siete años).
Al cumplí catorce años el abuelo falleció, y ya que odiaba a mi madre por casarse con un muerto de hambre ebrio como mi padre, no le dejó ni un centavo de herencia. En cambio, me cedió todo. Siendo menor de edad no podía disponer de la fortuna, así que mi padre decidió que era hora de que yo muriera para que él se la quedara. Se preguntarán, ¿por qué lo hizo si era el guardián de la misma y podía disponer de ella mientras yo llegaba a la mayoría de edad? Ese mismo cuestionamiento me hacía, hasta que él me aclaró que simplemente no tenía intenciones de que yo tomara nada de ese dinero y el mantenerme costaba.
La primera vez que intentó asesinarme fue poniéndome veneno para ratas en la comida. No le funcionó. Estuve en el hospital por una semana y no dije nada porque era un chico temeroso y cobarde. La segunda vez, trató de tirarme de las escaleras del antiguo museo, en la plaza principal de Florida. Terminé con tres costillas rotas, la quijada quebrada, y después de una dolorosa terapia, me recuperé. Tenía dieciséis años para ese entonces. Mi madre nunca le recriminó, porque obtendría la paliza de su vida y luego desquitaría su enojo en contra mía. Ambos eran unos malnacidos.
Sentía que no había escapatoria. Creí que moriría irremediablemente a manos de quienes se suponía debían cuidarme.
La tercera vez que el bastardo de mi padre intentó asesinarme, tomó un arma calibre veintiocho que compró especialmente para la ocasión. Cuando escuché el ruido de la puerta abriéndose, sabiendo que llegaba, me escabullí hacia la calle por la ventana de mi habitación. Él me persiguió por varias cuadras con el arma en la mano, completamente borracho. El pánico me ayudó a correr y perderme entre los vagos que habitaban las cercanías. Intenté pedir ayuda a un policía con el que me topé. Sin embargo, fui despreciado y entregado a mi asesino. Mi padre me tomó del hombro, obligándome a regresar a casa. Me explicó cómo inventaría su coartada para que no le culparan de mi muerte. Mirándome con ojos vacíos, dijo que contaría a las autoridades que yo me había robado su arma. Que entre juegos se había disparado, hiriéndome fatalmente en la cabeza. Fue entonces que me encañonó. Era ahora o nunca. Si iba a defenderme tenía que hacerlo ya. Levanté la rodilla, golpeándole la entrepierna y dejándole incapacitado. Salí corriendo por la puerta principal, mientras escuchaba los disparos detrás de mí. Supe que jamás regresaría.
Vagué por las calles por años sin un centavo y comiendo de los basureros. Nadie me tendió la mano. Nadie se fijó en el insignificante muchachito de ojos cafés, sucio y harapiento, que luchaba desesperadamente su vida. Varias veces deseé que aquel desalmado hubiese acabado con mi vida. El hambre y la desazón son las peores torturas que una persona podría vivir, además del terror. Mi único refugio era la biblioteca pública. El guardia de seguridad nocturno era un hombre rudo, pero amable. Aunque nunca me ofreció alimento ni cobijo, me brindó algo mejor. El manjar del alma. Historias en papel que me ayudaban a ahuyentar a  mis tormentos. Leí más de mil libros. Me pedía que no los ensuciara. Yo cumplía. Antes de tocar uno me lavaba las manos en la fuente más cercana y los devolvía impecables. Cada palabra que leía me transportaba a un lugar distinto, donde no había apetencia ni dolor. Todo era hermoso. Mis historias favoritas siempre fueron “El Conde de Montecristo” de Alejandro Dumas, y “El corazón delator” de Edgar Allan Poe. Adoraba los relatos de ficción obscuros y tenebrosos. Me ayudaban infinitamente a enfrentar mis miedos y deshacerme de ellos, lo que me hacía más y más fuerte de carácter, aunque también me provocaban una inmensa rabia contra mis agresores. Quería ser como esos personajes para vengarme de quienes me habían hecho tanto daño. Tener el poder de quitar una vida sin remordimientos hasta lograr un propósito. No obstante, era una criatura débil, físicamente hablando. Estaba tan escuálido que el aire parecía botarme. Una vez cumplidos mis veintiún años, toqué el punto cercano a la muerte. No había nada que pudiera hacer. Contraje ictericia. Al no haber alimento en mi sistema, las encías se me inflamaron. Poco a poco, la piel se me fue desgarrando hasta que los pellejos se me caían en trozos. Mi rostro que solía ser atractivo, se desfiguró por completo. Terminé viviendo en un callejón obscuro. No soportaba el suplicio. Me pudría y mi cuerpo se negaba a morir. Varios meses pasé por este tormento. Un total calvario… hasta que el dulce aliento de la muerte me encontró.
El aroma de mi carne pútrida llamó la atención de Donovan, quien estaba de cacería. Cuando me encontró y le miré a los ojos, pensé que en verdad el diablo había venido por mí. Sus pupilas grises destellaban a la luz de la luna. Él decía que a pesar de mi piel desfigurada y el hedor de mi cuerpo en descomposición, había algo en mis pupilas que se aferraba a la vida. Todavía existía un propósito en aquella mirada. Para aquel entonces, mi hermano vampiro se encontraba solo en el mundo. Nunca pensó en tener compañía. Era algo absurdo para él. No obstante, mi voluntad de vivir tuvo su recompensa. El inmortal encajó sus dientes filosos en mi cuello para drenarme. Creí que me liberaría del padecimiento. No fue así. Se detuvo antes de terminar con mi vida. Se cortó la muñeca y la puso en mis labios para hacerme beber de ella. Su plasma me sabía a miel; era algo sublime. Me colgué de su brazo con frenesí, pero Don me lo quitó de golpe. Segundos después, una corriente de lava hirviendo comenzó a recorrerme la sangre. Donovan observó. Cuando los alaridos comenzaron a salir de mi boca, me levantó y me llevó consigo. No supe qué sucedió después de eso. El ardor y la quemazón turbaron mis sentidos. No supe cuánto tiempo estuve en ese estado, rogándole a Lucifer me llevara porque Dios me había abandonado desde el momento en que nací. Me pareció una eternidad. Claro que entonces desconocía el verdadero significado de ese vocablo. Lentamente, el resquemor fue subiendo, desde las palmas de mis manos y la punta de mis pies hasta acomodarse en mi pecho. Los latidos de mi corazón se hicieron más y más lentos, como el sonido de una percusión que se aleja. Se detuvo. Mi cuerpo humano había muerto. Le tocaba regenerarse para convertirse en algo infinito. Con la misma vehemencia con la que morí, renací. Un estallido tuvo lugar en mi pecho, tórax, estómago y cabeza, poniendo a funcionar todos mis órganos de nuevo. En cuestión de segundos, mi piel caucásica se volvió traslúcida. Mi cabello maltratado se volvió sedoso, formando rizos muy sutiles. Mi estructura ósea se ensanchó y mis músculos, antes flácidos, se tornaron voluptuosos y duros. Percibí claramente la restructuración de mi rostro. De ovalado a cuadrado. Quijada afilada, nariz respingada y labios abultados. Lo que me despertó, finalmente, fue el cambio en la tonalidad de mis ojos. Solían ser cafés. Al sentir la quemazón horrorosa en las pupilas las abrí céleremente, gritando y restregándomelas. Quería arrancarme los ojos. El veneno inmortal consiguió transformarme en una gloriosa criatura.
Días después me enteraría de que lo que pensé que había durado más de una semana, me tomó solamente quince minutos… era ahora, un vampiro. 


MI VIDEO DE ESCRITORA, MARIELA VILLEGAS R.

video
En este video pueden conocer mi trabajo y un poco de quién soy. Espero de corazón les agrade. Muchos besos a todos y gracias por seguirme. Mariela Villegas R.

miércoles, 18 de julio de 2012

"EL ÁNGEL DE LAS SOMBRAS" MI NUEVA NOVELA


MI NUEVA NOVELA PARA USTEDES... PREFACIO:

“El Ángel de las Sombras”
Crónicas de sangre y sombras
Mariela Villegas Rivero
                                      
Prefacio:
Mi nombre es Dominic Lestrath. Hace casi ochenta y siete años que me convirtieron en hijo de la obscuridad. Soy un vampiro. Desde que fui transformado, la eternidad ha sido una inapetente rutina a la que me he acostumbrado. Alimentarme de extraños por las noches, refugiarme de la luz del sol por las mañanas para no mostrar mi verdadera naturaleza a los mortales, y proteger a mi clan de cualquier posible ataque. Nunca he amado. Mi espíritu es tan frío como mi corazón y mi cuerpo. Siendo humano, fui despreciado y maltratado hasta el punto de la agonía a manos de mi propia familia. Como inmortal, lo único que realmente amo es el poder prescindir de sentimientos terrenales y dejarme llevar por mis instintos. No tengo ningún tipo de remordimiento por las víctimas que mis manos han tocado. Carezco de cualidades que me rediman. Soy la muerte en persona y me gusta serlo. Sin embargo, el día menos pensado, las cosas cambiarían para estrellarme en el rostro la humanidad perdida. La sed de sangre se tornaría en mi contra y la pasión se convertiría en mi alimento. Sería el día en que, por fin, mi corazón en penumbra conociera la luz. 

viernes, 13 de julio de 2012


MI LIBRO "MUJER DE FUEGO" POEMAS Y PENSAMIENTOS, A LA VENTA


“Sueños y Desazón”

Sueños que quedaron atrapados entre las cenizas de nuestro infierno. Sueños eternos que terminaron por ser finitos en el impredecible mar del tiempo. Sueños tiernos, de esperanza y de pasión. Pero sueños al fin y al cabo. Simples visiones de un futuro en búsqueda de una esperanza perdida. Vidas que se unieron para no llevar una existencia vacía que tristemente terminó por ser una terrorífica pesadilla.

No querer vivir, no poder morir, dejar totalmente de amar. Miro a mi alrededor y no encuentro nada que se haya quedado sin quebrantar. Los castillos que construimos en el aire se elevaron hasta el universo, para luego caerse de manera irremediable sin poner el más mínimo esfuerzo. Los restos quedaron botados, cubiertos por las sábanas blancas de la habitación baldía, como el terreno de mi alma que tendrá que vivir por siempre impía. Trastabillando por la vida, torpemente malherida, pero sin dejarse llevar por la corriente salvaje y sombría.
Luchar, luchar y continuar respirando, eso es todo lo que me queda para tener la posibilidad de vivir soñando. Aunque no será lo mismo después de esta guerra fría, intentaré sentir, volar, reír con una mano en la mía.

Ser más consiente, una lección que cada día aprendo. Las batallas libradas me tienen todavía sufriendo y, no obstante, sé que no me recuperaré por completo, quiero, deseo pensar que algún día dejaré de estar muriendo.

¿Si te amo? No ¿Si te extraño? No ¿Que si te guardo rencor? Eso malsano pudre mis entrañas, pero debo responder que sí, tienes razón. Sin embargo prefiero estas palabras a otra batalla campal que no deja nada bueno y que puede terminar por matar. Los sinsabores de mi boca que causaste sin razón, son terrores que cargo en mis hombros, que tarde o temprano convertiré en mi pasión. Pasión por las palabras, amor por la intrusión, la intrusión de mis sueños a esta enigmática prisión.



MIS LIBROS A LA VENTA






http://www.lulu.com/ TODOS MIS LIBROS SE ENCUENTRAN A LA VENTA IMPRESOS  EN LULU.COM, LES DEJO EL ENLACE. SOLAMENTE "LUNA LLENA" VERSIÓN FANFIC DE CREPÚSCULO, NO LA ORIGINAL MÍA, ESTÁ A LA VENTA EN EDITORA DIGITAL