lunes, 29 de julio de 2013

El lanzamiento de mi nuevo libro: "50 Suspiros y 3 Pasiones" Microcuentos y relatos.


*PUBLICACIÓN DE MI LIBRO 
"50 SUSPIROS Y 3 PASIONES"
Primera entrega de la serie Delirios y Amores

DE VENTA EN: https://www.createspace.com/4377025
EN AMAZON Y KINDLE AMAZON, ESTARÁ DISPONIBLE EN CINCO DÍAS MÁS Y LES DEJARÉ EL ENLACE.

Introducción:
El mundo está rodeado de belleza y de sentimientos poderosos. Nos invaden el temor, la pasión, la ira, la lujuria, la cobardía y el amor, entre otros miles de sensaciones. Somos seres sujetos a oleadas de emociones: fríos como el hielo, tibios como el agua o ardientes como el mismo fuego. Nuestra naturaleza nos dicta actuar de acuerdo al entorno en que estamos inmersos. Mi objetivo al escribir estos microcuentos y relatos, es crear un vínculo con el lector, en el que el cuento se convierta en un lazo único con el escritor, en este caso, su humilde servidora, y con esas pasiones que nos mueven. Narrados con estilo sencillo, cincuenta microrrelatos de diversos géneros, les harán cruzar por mundos donde reinan el amor, las infidelidades, las sensaciones quemantes, las fuerzas que nos llevan a adorar incluso a nuestro propio sexo, los terrores ocultos, y los caminos solitarios donde acecha la inmortalidad. En estas páginas encontrarán un puñado de personajes que se fijarán en la memoria del lector como si los hubiera frecuentado a lo largo de una voluminosa novela. Además, he añadido tres relatos cortos de tintes eróticos para encender la piel y la imaginación.

Este libro contiene 50 microcuentos de los géneros: contemporáneo, romántico, terror, paranormal, erótico y homoerótico. Hay de todo un poco para absolutamente todos. Aquellos a quienes no les agrada leer novelas extensas, este es su libro. Además, añadí 3 relatos de no más de seis o siete páginas de tonalidades eróticas. Llamo a los microcuentos "suspiros literarios", porque en el alma del autor, desatan eso precísamente: suspiros que llegan desde el corazón y se transmiten al lector. Y mis tres relatos, por ser de tintes eróticos, los he llamado "3 Pasiones". He ahí el porqué del nombre. Espero sinceramente lo disfruten mucho. Es, por mucho, uno de mis libros favoritos. Un gran besos a todos. Mariela Villegas Rivero.

® Derechos Reservados Mariela Villegas Rivero. 


1-          “Vida”

Ella era una mujer que se dedicaba a la prostitución. Desde pequeña, se le trató como un objeto y se le vejó con rudeza. No tuvo padres biológicos, y los padres adoptivos que debieron ver por ella, abusaron constantemente de su inocencia hasta transformarla en una chiquilla temerosa.
Me enamoré de sus ojos ardientes e intrínseca fuerza para sobrevivir, y ya no pude abandonarla. A mi lado comprendió que la vida no la había castigado al nacer y que nunca fue un error, sino que la estuvo preparando para mí todo el tiempo. Jamás nadie la volvió a herir. Sería su guardián eternamente.


2-          “Sombras”

Estaba sentado en la esquina oscura de la habitación, temeroso de la criatura que se asomaba en mis sueños más vívidos. No podía verle claramente. Solamente notaba su espectro maltrecho y su aroma a carne podrida. ¿Quién era? ¿Por qué se empeñaba en acosarme?
Mi corazón se desbocaba en latidos. Un ruido estruendoso hizo que mis cinco sentidos se dispararan. Era él y caminaba directo hacia mí. Me acurruqué más en el rincón y bajé la cabeza, temblando hasta los huesos.
–¡Déjame en paz, te lo ruego! ¡Déjame! –Supliqué–. ¡Dios mío!
Su silueta me dijo que se había plantado frente a mí y cerré los ojos.
–Dios no tiene que ver con lo oculto en tus sombras –respondió el ente con voz áspera.  Mis pupilas negras le habían mostrado mi terror.
–El temor forma parte del trato cuando se vende el alma al diablo – añadió, y las sombras cubrieron mi mundo.

3-          “Decisión”

Me pregunté cómo había llegado hasta este momento. Les veía a los dos parados frente a mí. Uno, mi pareja, un hombre gentil y bueno que daba la vida por mí; y otro, mi amado y amante eterno, el hombre que provocaba que mi respiración se cortara y el corazón se me detuviera. Ambos extendieron una mano hacia mí. Con todo el dolor de mi alma desvalida, corrí hacia mi amante y le abracé ante la mirada atónita y desolada de mi pareja.
-Adiós –murmuré mientras me alejaba.
Un ruido me despertó y le vi a mi lado, durmiendo placenteramente y con el brazo posado en mi estómago. Mi esposo sonreía y yo suspiraba aliviada.


4-          “Preciosa”

Una mujer caminaba sola en la calle. Su mirada era triste, pero me pareció tan hermosa, que no pude resistir acercarme a ayudarle con sus víveres.
-Gracias –dijo tímida y sumisa. Se notaba que hacía demasiado tiempo que nadie la veía con mis ojos, instantáneamente enamorados y totalmente embelesados con su quijada afilada, ojos cafés y larga cabellera castaña.
Una vez que llegamos a su automóvil, la mujer me miró por unos segundos e inesperadamente me regaló un beso casto en la mejilla. Subió al coche y se alejó para siempre de mí. Sin embargo, llevaría la ternura de su beso grabada en el alma cada día de mi vida.
  

5-          “Compañeros Incómodos”

Llegué a la oficina y, de nuevo, sus ojos como navajas, se clavaron en mi piel. Siempre me odió por el simple hecho de ser más joven y bonita que ella; una señora madura, de unos cincuenta y tantos años de edad que usaba ropas de la década de los cuarentas, y llevaba unos anteojos de fondo de botella. Gracias a sus intensos esfuerzos por sabotearme, perdí mi trabajo y hoy iba a la oficina para firmar mi renuncia “voluntaria”.
Esperé a que el día terminara. Me escondí en el estacionamiento de luces mortecinas, a un costado de su auto. Llegó la hora de que se fuera. Sacó sus llaves y abrió la portezuela.
-Cumpliste con tu cometido –le dije saliendo detrás de ella y colocando una soga alrededor de su cuello, apretando fuertemente-. Pero mi solución para lidiar contigo es mucho más definitiva.
Ya nunca se volvería a meter en mis asuntos.


6-          “Pureza”

Posaste las manos en mi cintura desnuda y me acariciaste suavemente. Vi un titubeo en tus pupilas al bajar hacia mi vientre, pero te animé con un beso cálido, seguido de un suspiro. Tus dedos se atrevieron a recorrer terreno desconocido y se posaron en mi sexo virgen. Supe que me sería imposible no entregarme a ti, mi primer amor inocente.
Ni tú ni yo teníamos idea de lo que el destino nos depararía. Solamente anhelábamos pertenecernos para siempre, porque aun sabiendo que probablemente te irías algún día, te amaría eternamente, aunque fuera en silencio.


7-          “Locura”

La tarde se tornaba lluviosa mientras él y yo nos regalábamos un beso casto en el parque. Era mi primer amor, mi primer beso. El cielo se desató en gotas gordas y heladas que golpeteaban juguetonamente contra nuestros cuerpos cálidos, haciéndonos tiritar. Él me tomó de la mano y me llevó debajo del techo de una casa desconocida para resguardarnos. No obstante, ya estábamos empapados de pies a cabeza. Una vez ahí, nuestras miradas se cruzaron y no pudimos evitar reír fuertemente, disfrutando al máximo del instante que vivíamos.
-Te amo –dijo besándome la mejilla. Me perdí en el fulgor de sus preciosos ojos verdes.
Llevé ese recuerdo conmigo hasta el último de mis días, y hoy que ya había partido del mundo terrenal, venía en su búsqueda y le observaba dormir. Ya jamás me separaría de su lado.


8-          “En la noche”

-¡No puedes hacerme esto! –Reclamé furiosa. Él me había convertido en lo que era. Se suponía que yo sería su compañera eterna, y ahora quería abandonarme por una humana cualquiera que sólo era alimento para inmortales.
-¿Tú me lo impedirás? –Inquirió sonriendo con suficiencia, creyéndome demasiado estúpida como para no atreverme a aniquilarle.
-Una mujer despechada es capaz de cualquier cosa. Más si tiene una eternidad de tiempo para odiar a quien la ha herido…
Saqué de entre mis ropas una estaca y la clavé en lo profundo de su corazón. Le miré marchitarse delante de mí. Prendí un fósforo y lo lancé a sus restos, alejándome del sitio con la misma sonrisa de suficiencia que me había echado minutos atrás asomándose en mi rostro.



9-          “Luna Negra”

La noche se levanta con su manto obscuro y el miedo se cierne sobre mí. Hoy tendré que salir a cazar. Mi alma atormentada no quiere seguir. Cada que me alimento, una parte de mí muere con mi víctima. Hace mucho que dejé de ser humano. Se puede notar en mis pupilas amarillentas y en mi boca repleta de colmillos caninos.
Llegó la hora. La luna se asoma entre las nubes y una chiquilla sale del callejón con una bolsa de compras, esperando a ser devorada.
-No, a ella no –me repito una y otra vez, aunque ya la tengo entre mis brazos y su cálida carne ensangrentada me ha saciado por completo.

  

10-      “Amo”

Te sujeté los brazos por encima de la cabeza, besándote la gloriosa espalda en el camino, lamiéndola. Rocé mi miembro en tu trasero erguido y lo levantaste más para sentirme totalmente.
-Todavía no –regañé inescrutable, mordiéndote la oreja sin pudor. Amarré tus muñecas a la cabecera y me acuclillé detrás de ti, introduciendo mis dedos en tu entrepierna humedecida. Gemiste.
-Grita mi nombre. Pídeme que te penetre hasta que tu sexo escueza. ¡Pídemelo! –Comandé moviendo mis dedos en círculos y deteniéndome antes de provocar un orgasmo.
-Sigue –jadeaste-. Te lo suplico.
-Suplicar es lo correcto –murmuré mientras abría totalmente tus piernas y arremetía en tu interior, perdiendo la cordura en la envoltura de tu cuerpo.



jueves, 18 de julio de 2013

"Relatos Colosales de Mujeres Colosales"

Esta vez, en la SECCIÓN MICRORRELATOS DE OTROS AUTORES, tengo el grandísimo honor de presentarles a cuatro de mis favoritas escritoras, cuya trayectoria, experiencia y pasión por la literatura, han hecho de estos cuatro microrrelatos, verdaderas obras de arte e ingenio. No dejen de seguirlas y aprender más sobre ellas. Les he dejado sus portales de contacto debajo de cada relato. ¡Bienvenidas sean a este, su blog, Castalia Cabot, Grace Lloper, Helena Moran-Hayes y Marisa Citeroni, y bienvenidos todos los lectores que gusten de la magia de la literatura en pocas palabras! Les presento el set de microrrelatos:


"Relatos Colosales de Mujeres Colosales"

1.- "La Indecisión de Tadeus" -Castalia Cabot. Paranormal.
2.- "¿Puede el amor llegar por la planta del pie?" -Grace Lloper. Romance.
3.- "Sueños" -Helena Moran-Hayes. Romance.
4.- "Alma Gemela" -Marisa Citeroni. Romance.



1.- Castalia Cabot
"La indecisión de Tadeus"

Un frío helado recorrió sus venas. Lo cual es extraño considerando que Tadeus es solo un simple, normal, sencillo y común vampiro en esta ciudad enorme, sentado en el mejor restaurante de la ciudad, esperando los retos que vendrían. Las madres son madres no importa que su hijo tenga 532 años y salga en la revista más importante del país con dos modelos famosas peleando por él.  ¡protagonista de un escándalo nacional!  Pero la cita no era simplemente un reto, su  padre le había avisado: prepárate, hijo, tu madre ya te eligió esposa.
—Coliflor al ajo —pidió al llegar. Sí, seguro sufriría de envenenamiento pero en la guerra todo vale.
Su madre tomaría asiento, seria, circunspecta, miraría su plato se llevaría la mano a la boca y saldría como quien salva su vida.
Dos cosas son segura: madre olvidaría por un tiempo sus planes de ser suegra y Tadeus eres un genio.
 ¿Lo eres?
Una guerra tiene varias batallas, y escenarios. Y su madre era un general con experiencia.
¿Qué será más duro? ¿Cien años con abstinencia de modelos celosas o una esposa elegida por madre?

Castalia Cabott, contacto:

2.- Grace Lloper
"¿Puede el amor llegar por la planta del pie?"

Los sentidos tienen mucho que ver con el amor.
Los más superficiales aseguran que entra primero por los ojos, científicamente está comprobado que depende mucho del olor, los más osados dicen que es una cuestión de piel, los románticos susurran palabras dulces al oído…
Yo no estoy tan segura… me pregunto: ¿Puede el amor llegar por la planta del pie?
Al terminar de leer este pequeño relato ustedes mismos me responderán:
"Luego de caminar a la luz de la luna descalzos por la playa, subimos una infinidad de escalones hasta una terraza y me ayudó a sentar en un muro de piedra. Apenas lo conocía, ni siquiera nos habíamos besado todavía, cuando levantó uno a uno mis pies y limpió con sus manos los granos de arena que habían quedado en mis plantas, luego me calzó suavemente los zapatos"
En ese momento, como fulminada por un rayo, lo supe: me enamoré.

Grace Lloper, contacto:  

Mi página:

Puntos de venta:

Asociación de escritoras:

Portales de escritoras:


3.- Helena Moran-Hayes

"Sueños"


Él la besó sin reservas, recorrió cada centímetros de su cuerpo con su boca solo para tener el placer de escucharla gemir. Gritar su nombre y prometerle amor eterno. Él se lo había prometido desde la primera vez que tocó sus labios.
Un movimiento llamó su atención. Era ella. La veía alejarse. En un segundo estaba entre sus brazos pero al otro no la tenía. Se había ido.
Abrió sus ojos con violencia. Su respiración acelerada y su cuerpo sudoroso solo demostraron que había tenido un sueño. No, una pesadilla. Que ella se fuera de sus manos solo podía ser eso, el más vil de los sueño.
Volteó su rostro y la vio. Tendida en la cama desnuda. Con sus ojos cerrados y gemía desesperada. Sus sueños también eran tormentosos. Decidió despertarla como mejor sabía recorriendo cada centímetro de su cuerpo con sus labios.
Ella abrió los ojos cuando sintió unos labios tibios recorriendo su piel y se dio cuenta que él estaba ahí con ella. No se había ido. Que su perdida había sido solo un sueño, la más vil de las pesadilla.

Contacto 
Helena Moran-Hayes: 
@HMH_escritora


4.- Marisa Citeroni.

"Alma Gemela"


 Estar sola entre tanta gente te hace pensar en almas gemelas.
Estaba en un rincón con mi copa en la mano sin saber por qué fui a esa fiesta. A lo lejos y por debajo de la música se escuchaban los gritos y risas de quienes bailaban.  Levanto la vista y veo unos ojos que me miran insistentes. Traté de interesarme en otra cosa pero mi mirada volvía hacia aquellos ojos penetrantes.  Me sonrió mientras hacia un gesto con la cabeza, ¿lo conocía?
Con lentos movimientos comenzó a acercarse. Me sentí turbada sin saber qué hacer mirando a los lados en busca de algún conocido. Mi corazón se aceleró y un incipiente calor comenzó a subir lentamente hasta anclarse en mis mejillas.  Detenido en ocasiones por algún que otro invitado, se acercaba.
Por fin la zozobra terminó. Se detuvo frente a mí alzó una mano para acariciar mi mejilla. Colocó su mano en mi nuca y enredó sus dedos en mi cabello. Esa caricia me inmovilizó.
Posó su otra mano en mi cadera. Me acercó a su cuerpo y rozó sus labios con los míos.
Mi corazón retumbaba como la música.
Suspiró…
 —Al fin te encontré —dijo.


Contacto Marisa Citeroni:
Twitter: @MarisaCiteroni

Muchísimas gracias a todas estas maravillosas y talentosas autoras que compartieron sus microrrelatos con nosotros. Un gran abrazo para todas y que sigan los éxitos. Mariela Villegas R. 


sábado, 13 de julio de 2013

Mi libro LUNA LLENA GRATIS en amazon.com

Amores, mi novela Luna Llena, primera entrega de la trilogía Lunas Vampíricas, está disponible para compra gratuita en amazon.com del 12 al 16 de Julio del presente año!!! 


Para hacerlo, solamente hay que seguir los pasos:
-Regístrense en amazon para tener acceso a la descarga
-Una vez hecho esto, entran al enlace para darle BUY IN 1 CLICK. La compra sale gratuita.
-Llenan el formulario que aparecerá a continuación.
-Les debe aparecer la compra completa y para leer solamente le dan click a READ NOW IN KINDLE CLOUD, y listo!!! A leer se ha dicho.

 
COMO ÚNICO FAVOR LES PIDO QUE, DESPUÉS DE LEER EL LIBRO, ME DEJEN SUS REVISIONES Y COMENTARIOS EN LA MISMA PÁGINA DEL LIBRO Y LO CALIFIQUEN. DE ANTEMANO, MUCHÍSIMAS GRACIAS POR ESTO. UN GRAN BESO Y ESPERO DISFRUTEN DE SU LIBRO ♥


ENLACEhttp://www.amazon.com/Llena-Vamp%C3%ADricas-Spanish-Edition-ebook/dp/B00AMRH1ZI/ref=sr_1_1?ie=UTF8&qid=1373760247&sr=8-1&keywords=luna+llena+mariela+villegas+rivero


miércoles, 10 de julio de 2013

Una pieza de "Leyendas Prohibidas", mi más reciente novela.


Y con el perdón de mi amor hermoso, les dejo esto chicas...

Los protagonistas de "Leyendas Prohibidas", mi más reciente novela: Marco, Regina Y Nicolás. 

De venta en AMAZON KINDLE http://www.amazon.com/Leyendas-Prohibidas-Spanish-Edition-ebook/dp/B00DQH3WNG/ref=sr_1_1?ie=UTF8&qid=1373515552&sr=8-1&keywords=leyendas+prohibidas+mariela, LULU, EDICIÓN DIGITAL http://www.lulu.com/shop/mariela-villegas-rivero/leyendas-prohibidas/ebook/product-21094140.html y BLOOMING, cuyo enlace se encuentra en mi página de facebook. Podrán encontrarla en el blog.

Vamos a dejar que Regina, la protagonista y narradora, les cuente un poco de sus vidas y las características de su relación con estos Allers (vampiros de la antigua era):


"Toda la noche siguiente nos la pasamos jugando en el agua, y los días posteriores. Me aterraba la idea de meterme a nadar estando todo tan obscuro, pero ellos espantaban a cualquier criatura que se atreviera a acercarse sin permiso. Su estigma también era una poderosa arma. Lo que a mí me tenía pegada a sus personas como abeja al panal, a otros les amedrentaba. Chapoteamos en el mar y reímos como niños. Fue la más maravillosa experiencia. Nunca antes había sido tan feliz y tan completa. Les miraba hacer carreras en el agua en las que yo era la juez, pero la vista no me alcanzaba cuando llegaban a más de cien leguas dentro del mar, cruzando las olas más forzudas que parecían hacerse nada al contacto con sus duros y privilegiados cuerpos.
Cuando les vi sin camisa, saliendo del océano después de la carrera que Nicolás ganó –y en la que Marco no parecía nada complacido-, el agua destellaba en su anatomía bajo los rayos plateados del astro nocturno. Mi corazón casi se detuvo. Todo me pareció fluir en cámara lenta. De tener amigas, sin duda alguna, me estarían envidiando como nunca. Era la única favorecida que podía observar el espectáculo delicioso. Miré el cielo repleto de estrellas y di las gracias a quien les hubiera puesto en mi camino. Y sin embargo, no me bastaba. Me moría por tocarles, por tenerles. Mi lujuria aumentaba con cada sonrisa plasmada en sus carnosos labios.
Hacíamos fogatas y asábamos salchichas y malvaviscos, aunque solamente para mí. Ellos no podían comer nada, pero disfrutaban viéndome hacerlo. Había de todo para alimentarme en la cabaña. No me lo acabaría en mil vidas, aunque ellos insistieron en darme eso y más. Nico cocinaba como todo un chef profesional y amaba hacerlo. Al paso que iba, me engordarían en unas pocas semanas. Solía poner la música de Pearl Jam cuando lo estaba en la cocina y danzaba gustoso ante los tonos estridentes de la voz de Eddie Veder. Su canción favorita era “Jeremy”. Decía que los noventas era la mejor época de su vida. Los setentas y ochentas tenían especial afecto en su corazón, pero, según sus palabras, ningún estilo de música anterior se comparaba. Le cuestioné sobre Chopin, Beethoven y Chaikovski, y ahí si no me refutó nada. Era un alma de antaño bien adecuada a la modernidad. En cuanto a Marco, prefería escuchar la contraparte grunge de la época… Nirvana. Procuraban no atraer recuerdos demasiado anteriores a mí con melodías que desconociera. Yo sabía que lo que adoraban de la música, de los olores y del año que cursaba, era en realidad el que estuviera con ellos. Gracias a su destreza al manejar lo más nuevo en tecnología, el disco compacto, aprendí todo lo que antes me era incomprensible: el amor por las buenas melodías. Absorbía todos sus conocimientos como esponja. Leía junto con ellos y me traían toneladas de nuevos libros a diario, formando una pequeña biblioteca en la estancia que yo acomodaba a la perfección. Adoraba los clásicos. Sin embargo, los dos insistían en que leyera a otros autores y perfeccionara mi arte filosófico. Habiendo vivido tantísimos años en el planeta, su adaptación era muchísimo mejor que la mía, pero día con día avanzaba a pasos agigantados hasta la mujer que siempre quise ser. Ni hablar de mi guardarropa. No cabía ni una sola pieza más de vestidos, blusas, jeans o zapatos en mi estante. Tenía un traje de baño distinto para cada día. No reparaban en comprarme cualquier cosa que se me antojara. Les advertí que me malcriarían muy pronto y sonrieron.
-Nada será suficiente para ti, princesa –decía Nicolás.
Ninguno insistía en besarme en los labios. No obstante, me regalaban besos en la mejilla todo el tiempo y me abrazaban con fervor desairado, clamando que no podían estar tan lejos sintiéndome tan cerca. Yo tampoco podía, así que me dejaba gustosa. Era la mujer más mimada del universo.
Platicábamos hasta antes del alba y los dos posaban sus cabezas en mi hombro. Eran de lo más entretenidos y risueños, como dos chicos a los que la vida no les preocupaba, como lo que siempre debieron ser. Nicolás tenía veintidós años de vida mortal y Marco veinticinco. Fuimos a bailar una discoteca prestigiada del lugar a los tres días de haber llegado. Ante las miradas expectantes de todos, nos movimos con ritmo y compás absolutos. Éramos uno. Sabía que todas las chicas me envidiaban y me placía sentirme tan adorada. Usaba ropas muy ceñidas y, aunque no hablaba con alguien más que no fueran ellos, sabía que tenía más que suficiente. No podríamos repetir esas salidas demasiadas veces, puesto que nos reconocerían de inmediato. No por mí, por ellos.
Una noche, Marco se arrodilló detrás de mí en la playa para ayudarme a hacer un castillo de arena, no sin antes filosofar ante la ironía de construir un castillo que el viento derrumbaría al menos soplido. Él era fuerte, testarudo, autoritario. No reparaba en decir o hacer lo que le placiera, sin importar lo que yo opinara al respecto. Tenía un alma abusiva pero deleitante. Me abrazaba cuando lo deseaba y nunca pedía permiso para acercarse demasiado. En varias ocasiones provocó que me alejara, aunque después terminara por atraerme. En cambio, Nicolás era su opuesto perfecto. Un ente bueno y puro, a pesar de la condena que caía sobre él. Educado y galante. Su intelecto me azoraba, al igual que sus ganas de vivir y ser uno con el mundo. Él se preocupaba por todo y más que eso, y sin embargo, disfrutaba cada instante que pasaba conmigo. Se quedaba mirando al cielo cada noche como si fuera la última. Decía que en el firmamento se encontraba la respuesta a toda pregunta".

martes, 9 de julio de 2013

Zona Excéntrica: "Leyendas Prohibidas" de Mariela Villegas Rivero

Zona Excéntrica: "Leyendas Prohibidas" de Mariela Villegas Rivero: "Leyendas Prohibidas" de  Mariela Villegas Rivero File Size:  157 KB Print Length:  66 pages Publisher:  Mariela Ville...
Muchísimas gracias a la preciosa Judith del blog Zona Excéntrica por presentar mi nueva novela Leyendas Prohibidas que va tomando vuelo en las redes y en ventas en Amazon.com. Les invito a adquirirla, no se arrepentirán ;-)
Mariela Villegas R.

lunes, 8 de julio de 2013

Mi Lugar: ESTAMOS DE SORTEO!!!!!

Mi Lugar: ESTAMOS DE SORTEO!!!!!Muchas gracias a Raquel Martínez por el sorteo de aniversario que está promoviendo en su blog. Si quieren obtener "Leyendas Prohibidas", mi nuevo libro, sigue los pasos y participa. Muchas gracias a todos :-D


Regina de Aragón es una chica mayor de edad de un carácter bastante retraído. Vive en Mérida, Yucatán, una ciudad rica en tradiciones y que aún conserva viva su cultura, la maya. El día menos esperado, se topa con dos seres que transformarían su realidad en algo fantástico, siniestro y erótico. Estos entes como dioses, llamados Allers, se alimentan de sangre mortal y la han estado buscando por muchos años, desde la época de la conquista española a América. Ella no lo sabe, pero en su alma se esconde la reencarnación de una mujer de origen maya llamada Yatziri, quien fuera amante de ambos Allers. Nicolás y Marco no cesarán su empeño hasta hacerla caer en sus redes, y Regina se ve forzada a abandonarlo todo para estar a su lado y pertenecerles, a ambos al mismo tiempo.

Esta es una obra del género crossover romántico con tintes eróticos que reta la mentalidad del lector. ¿Se es posible amar a dos criaturas al mismo tiempo? ¿Cuál sería el precio a pagar por vivir una realidad que no es comprendida en ningún mundo? ¿Se puede tenerlo todo, o los tres terminarán sumidos en el tormento de sus pasiones? Una combinación de leyendas mayas y catalanas, con un toque de vivencias prohibidas y sensuales. 

De venta en Amazon formato kindle

lunes, 1 de julio de 2013

Mi novela "Leyendas Prohibidas" Gratuita

Debido a la publicación de mi libro "Leyendas prohibidas" en formato digital, kindle e impreso, regalaré muestras de mi novela para las personas, administradoras de blogs, que deseen el libro ya sea para sortearlo, reseñarlo o simplemente compartirlo. Lo único que necesitan hacer es dejarme el enlace de su blog en un comentario y su email para que les envíe una copia, especificando para qué lo desean. Así podré seguirles. Un gran abrazo y les dejo la muestra del libro para que conozcan.

"Leyendas Prohibidas"


Regina de Aragón es una chica mayor de edad de un carácter bastante retraído. Vive en Mérida, Yucatán, una ciudad rica en tradiciones y que aún conserva viva su cultura, la maya. El día menos esperado, se topa con dos seres que transformarían su realidad en algo fantástico, siniestro y erótico. Estos entes como dioses, llamados Allers, se alimentan de sangre mortal y la han estado buscando por muchos años, desde la época de la conquista española a América. Ella no lo sabe, pero en su alma se esconde la reencarnación de una mujer de origen maya llamada Yatziri, quien fuera amante de ambos Allers. Nicolás y Marco no cesarán su empeño hasta hacerla caer en sus redes, y Regina se ve forzada a abandonarlo todo para estar a su lado y pertenecerles, a ambos al mismo tiempo.

Esta es una obra del género crossover romántico con tintes eróticos que reta la mentalidad del lector. ¿Se es posible amar a dos criaturas al mismo tiempo? ¿Cuál sería el precio a pagar por vivir una realidad que no es comprendida en ningún mundo? ¿Se puede tenerlo todo, o los tres terminarán sumidos en el tormento de sus pasiones? Una combinación de leyendas mayas y catalanas, con un toque de vivencias prohibidas y sensuales.
Autor: Mariela Villegas Rivero

Prefacio:

Se suponía que esto jamás debía suceder. Hasta hace sólo dos meses, mi idea de las criaturas inmortales estaba basada en leyendas sin fundamento, producto de la imaginación de autores noctámbulos o de historias terroríficas que sobresaltaban en películas de Hollywood. Ahora me encontraba perdida entre dos deidades sempiternas que me ataban con su poder y fascinante encanto. ¿Cómo exterminar un sentimiento tan tremendo como el profundo delirio que me causaban, cuando les amaba entrañablemente y ellos me amaban también? Mi anhelo era perfectamente correspondido y los tres compartíamos una conexión que nadie podría comprender, ni en su mundo ni en el mío. Nos pertenecíamos, los tres al mismo tiempo, o al menos a eso me aferraba con fervor absoluto, habiendo terminado por consumir toda mi razón y transformándome en esclava de mis pasiones más obscuras e indecibles.
Guarda silencio… no mires más allá de lo que se te quiera mostrar…

Capítulo 1:

Transcurría el año de mil novecientos noventa y tres. Era del nacimiento del grunge, Nirvana y Kurt Cobain, Pearl Jam, la mezclilla, las franelas y el cabello largo, tanto en hombres como en mujeres. Mi ciudad natal, Mérida, Yucatán, en México, un país tercermundista que sufría las consecuencias de una crisis económica provocada por un renombrado ex presidente, no parecía ser tocada en absoluto por la desazón del resto de la república que se consumía en ansiedades por la precariedad del valor monetario. “Tanto tienes, tanto vales”, y nosotros hemos perdido tres ceros en nuestro peso, solían decir en las noticias. A mí me gustaba pensar que lo que en realidad vale es lo que ya se tiene, aunque fuese poco o casi nada. Nosotros, siendo de una península bastante apartada de la capital, siempre estábamos fuera de la jugada, intentando mantener encendida la llama de las raíces mayas de las que proveníamos y luchando a toda costa por salir adelante. 
Mérida se consideraba una ciudad capitalina llena de magia y buenas costumbres, llamada por muchos “La ciudad blanca”, aunque la realidad estuviera un tanto fuera del contexto, ya que el universo de los jóvenes en el que yo estaba inmersa, desfallecía en drogas, música salvaje y vivencias sexuales poco usuales con las que no comulgaba completamente. No obstante, tampoco me oponía. A decir verdad, mientras el fuego no me tocara, todo me daba igual. Mi esencia no estaba construida para soportar el peso de esa clase de tentaciones, al menos eso me hicieron creer toda la vida. Era hija de una familia tradicional, cuidada y protegida por mis padres ya que era hija única. Mamá solía decir que así sería mi existencia, única, lo cual me parecía una extrema contradicción debido a la forma en que me desenvolvía en la tierra. Podría decirse que no había en el planeta ser humano más ordinario que yo. Iba a la iglesia católica todos los domingos y a grupos apostólicos los lunes y miércoles, y aprovechaba mis fines de semana para sumergirme en libros. Adoraba especialmente las historias de ciencia ficción un tanto obscuras. Me traían de vuelta memorias de sueños en los que me sumergía casi cada noche desde que llegué a la mayoría de edad; sueños extraños y sensuales que no eran propios de una “buena señorita”: visiones de fantasmas de piel pálida y ojos grisáceos que me reclamaban como suya y me causaban un conflicto impresionante con la moral en la que fui criada. En esas quimeras, me veía a mí misma en una época totalmente distinta a la mía, varios siglos atrás, siendo poseída en cuerpo y alma por dos criaturas tan divinas como Dios y tan infernales como el mismísimo demonio. Vampiros. Dos hermosos y celestiales sempiternos que me otorgaban su devoción. Me resultaban sueños sumamente vívidos. Podía sentirles claramente tocándome, besándome, poseyéndome con pasión exterminadora. Lo raro era que no me molestaba su aliento dulce contra mi cuello o sus palmas en mi cuerpo. Al contrario, aparentemente les daba todo de mí con total sumisión y deseo, hundiéndome en un profundo abismo del cual no podría salir jamás… Percibía el sudor rodando por mi frente y la humedad me invadía con su calor agónico. Uno de ellos me clavaba la vista dejándome petrificada. Mostraba sus incisivos feroces. Se acercaba lentamente a mí para hincarlos en mi clavícula y yo hacía a un lado mi cabello para darle paso. Entonces despertaba con el corazón acelerado y las palmas sudorosas.
Le restaba toda importancia al asunto cuando descubría que me encontraba bien cubierta por las cuatro paredes de mi diminuto cuarto e intentaba dormir de nuevo, repitiéndome la frase “no es real, no es real”. Siendo una chica de diecinueve años cuya pulcritud estaba intacta, los tomaba como una especie de “sueños húmedos”; visiones provocadas por novelas poco permitidas en mi sociedad que me leía sin parar. Sonaba bastante razonable. O tal vez se trataba de toda la presión que ejercían mis padres sobre mí para seguir con los preceptos de una religión que me fue impuesta, justo como sucedió con mis atávicos mayas cuando los frailes españoles les conquistaron y obligaron a olvidar el culto a sus múltiples dioses, quemando códices e intentando destruir todo indicio de “devoción malsana”. Ni idea, de todas formas vivía una juventud razonable y aburrida, a pesar de que todo en mí indicaba que deseaba algo más, muchísimo más. Anhelaba con todas mis fuerzas el retorno de mis diversas deidades, aquellas que mis ancestros adoraban. Quería ser parte del otro mundo, del de mis fantasías, de mis quimeras. Pero más que nada, ansiaba mi libertad a toda costa.