domingo, 10 de marzo de 2013

"Alas Doradas" Microcuento


"Y ella, viéndose caída sintió morir. Creyó que el cielo la había abandonado y se entregó al sufrimiento. Entonces, una voz sonora y calma se dejó escuchar, diciendo: Nunca has estado sola. Yo siempre estoy a tu lado. Te regalaré el par de alas que necesitas para volar al infinito y encontrarme. Ella sonrió al mirar las plumas doradas de sus inmensas alas. Las abrió y aleteó, subiendo y subiendo con renovadora esperanza. En lo más alto de la montaña universal encontró a Dios, y nunca más le dejó".

No hay comentarios:

Publicar un comentario